Calabaza para preparar el otoño

Las calabazas de Vegetalia casi están en su punto, estamos esperando que acaben de coger dulzor con los últimos rayos de sol del verano. La variedad de calabaza que plantamos se llama “petita”, es similar a la cacahuete pero con menos cintura. Esta variedad es conocida por su dulzor. Obtenemos las semillas de nuestra calabaza en las Rafardes, una asociación que trabaja con el fin de fomentar el intercambio de semillas y conocimiento, establecer vínculos de unión entre payeses, consumidores y productores, además de recuperar variedades ecológicas y autóctonas de la zona. Las plantamos en nuestro campo y las mimamos con mucho cuidado hasta que podemos recoger el fruto.
La mayor parte de las calabazas cosechadas en nuestro huerto se utilizará para elaborar algún producto en nuestro obrador, pero para poder hacerlo antes las enviamos a Aprodisca, una empresa que trabaja con personas con disminución psíquica. Allí las pelan, las cortan y las dejan listas para cocinar en nuestras ollas.
La calabaza es una hortaliza dulce, rica en minerales, sobre todo potasio, vitamina C y beta carotenos, que le dan ese color naranja. Principalmente obtenemos hidratos de carbono de absorción lenta y fibra.
Aunque está un poco olvidada en nuestra cocina es muy versátil, excelente para preparar muchos tipos de platos, tales como aperitivos, guarniciones, cremas, estofados, postres… A la vez también podemos obtener las apreciadas pipas de calabaza.
En Vegetalia ya tenemos 3 productos donde el ingrediente principal es la calabaza: una crema, unas croquetas y una hamburguesa vegetal. ¿Ya los has probado?
Os dejamos una receta fresca y suculenta para que podáis disfrutar de la calabaza de una forma original.
Rollitos fríos de calabaza

Ingredientes para 4 personas:
300g de calabaza pelada y libre de semillas
100g de lino dorado hidratado en agua durante 12 horas
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Orégano (al gusto)
Cilantro (al gusto)
Sal (al gusto)
relleno:
1 paquete de tofu finas hierbas
2 zanahorias ralladas
1 bandeja de germinados de rabanitos

Poner en un robot de cocina la calabaza con las especias y el aceite de oliva. Triturar hasta obtener una masa bien fina. Agregar el lino dorado con el agua del remojo. Mezclar bien con una cuchara. Esparcir la mezcla haciendo una lámina delgada en una bandeja de horno o bien en la tela de un deshidratador. Dejar a 45ºC durante 4 o 5 horas, hasta que se pueda girar, una vez girada vuelva a dejarlas 4 o 5 horas más, hasta que pierdan toda la humedad. Una vez secas las puede cortar en porciones cuadradas.
Para el relleno cortaremos el tofu finas hierbas en dados pequeños, mezclaremos la zanahoria rallada y los germinados y lo aliñaremos con aceite de oliva. Una vez hecha la mezcla rellenaremos la lámina de calabaza como si fuera un canelón, y ya lo podemos servir.

No hay comentarios

Publicar Comentario