De la planta del sésamo se aprovecha todo: hojas y aceite

De la planta del sésamo se aprovecha todo: hojas y aceite

Hace unos días escribimos sobre las numerosas propiedades y beneficios de las semillas de sésamo, pero las semillas no son lo único que se puede aprovechar de esta planta. Las hojas, un gran desconocido, también son comestibles y se pueden consumir tanto crudas como en forma de infusión.

 

Extremadamente aromáticas, es en la cocina coreana donde el uso de estas hojas está muy extendido, usándose principalmente para acompañar y envolver la carne y el arroz. Pero su versatilidad las hace extensibles a todo el Lejano Oriente: Japón, Vietnam, India, Nepal…

 

A nivel nutricional, las hojas del sésamo se usan por sus antioxidantes, vitaminas, minerales y beneficios estomacales, gracias a los mucílagos, esa fibra soluble con propiedades medicinales que ayudan a proteger las mucosas internas y son ideales en casos de irritación. También se puede utilizar el líquido de la infusión para uso externo para las heridas, granos, conjuntivitis, cortes, quemaduras y otras afecciones de la piel. Sus propiedades se asemejan a las de las semillas aunque, a diferencia de ellas, la infusión de las hojas ayuda a combatir la diarrea.

Y finalmente, de las semillas de sésamo sin tostar se puede obtener el aceite de sésamo, utilizado tanto en gastronomía como en cosmética y terapia. Contiene prácticamente todas las propiedades de las semillas de sésamo, pero además, gracias a su forma líquida, permite ser utilizado también de forma externa. En este caso se usa para el cuidado, hidratación y revitalización de la piel; el tratamiento del dolor gracias a sus efectos analgésicos y antiinflamatorios; y permite también su uso bucal para aliviar las llagas. A nivel de terapia se aplica en masajes por sus propiedades relajantes y reforzadoras del sistema nervioso.

 

El aceite de sésamo es muy usado en la medicina ayurvédica, tanto en masaje (abyanga) como en alimentación. Se considera que este aceite tiene un efecto de calor (warming) a nivel postdigestivo y por lo tanto, da calor al organismo, siendo ideal en tiempos fríos y para personas con constitución Vata (delgadas y más propensas a ser frioleras), ya que calma su naturaleza airosa. Para las personas con insomnio, es muy interesante hacer un masaje en los pies con este aceite antes de ir a la cama.

 

Si se consume aceite de sésamo, éste debe ser ingerido y usado con prudencia, ya que contiene mucha más proporción de omega 6 que 3 y esto puede incrementar el riesgo a contraer diversas enfermedades. Lo ideal es mezclarlo con otros aceites o productos ricos en omega 3. Y en el caso de niños, mujeres embarazadas o lactantes, no está recomendado su uso, ya que se desconoce si es seguro para ellos.

Sea cual sea la forma de consumo del sésamo, aunque recomendamos su variante triturada o la sal de sésamo (gomasio) como ya comentamos, es sin duda un gran alimento que se puede consumir a diario gracias a su adaptabilidad a cualquier plato.

No hay comentarios

Publicar Comentario