El aceite de coco también para la piel y el cabello

El aceite de coco también para la piel y el cabello

Últimamente el aceite de coco está cogiendo mucho protagonismo y cada vez más personas deciden cocinar con él. Más allá de sus propiedades y de su versatilidad en la cocina, este aceite también es muy usado en la cosmética por sus beneficios sobre la piel y el pelo.

 

El aceite de coco en la piel

  • Si ya lo conoces, sabrás que tiene una textura similar a la mantequilla cuando se encuentra a temperaturas inferiores a los 25 °C y que se vuelve líquido en temperaturas más elevadas. Esta propiedad lo hace muy interesante en la cosmética ya que al ser denso, crea una capa protectora humectante, es decir, que ayuda a retener la humedad en la piel y, por tanto, es muy hidratante.
  • Si eres de los que no soportas las cremas que te dejan pegajoso todo el día, con el aceite de coco no tendrás este problema. Es muy poco grasiento y se absorbe rápidamente, ¡ideal para pieles grasas y relucientes!
  • ¿Tienes problemas de acné? Este aceite será tu aliado para tratarlo y cerrar los poros.
  • Al contener vitamina E resulta un buen antioxidante y es útil en caso de manchas o arrugas.
  • Es antibacteriano y protege la piel de microorganismos que la puedan perjudicar.
  • Muy recomendado para pieles irritadas, inflamadas, sensibles o con psoriasis y eccemas.

 

El aceite de coco en el pelo

  • El aceite de coco no sólo se puede aplicar a la piel, sino que gracias a los ácidos láurico y cáprico también hidrata y regenera el cabello y le da fuerza y brillo.
  • Además, alivia los picores en el cuero cabelludo y es un buen tratamiento en caso de seborrea. Si tienes caspa, aquí tienes una solución, ya que también es fungicida.
  • Contiene ácidos grasos que colaboran en el tratamiento de la calvicie. Y si se aplica en el cuero cabelludo, sus componentes vasodilatadores aumentan el riego sanguíneo hacia esa zona y, por tanto, las raíces obtienen más nutrientes.
  • Aplícalo en tu cabello fácilmente en forma de mascarillas y benefíciate de sus resultados.

 

Es también importante saber elegir bien el aceite de coco que utilizaremos. La mejor opción es el ecológico, que sabremos que no ha sido modificado genéticamente. Asimismo, hay que comprobar que no haya sufrido ninguna transformación y que sea virgen y obtenido de la primera prensada en frío.

 

No hay comentarios

Publicar Comentario