El huevo, ¡mejor ecológico y de gallinas felices!

El huevo, ¡mejor ecológico y de gallinas felices!

Los huevos tuvieron durante un tiempo la mala fama de que hacían subir el colesterol, pero recientemente se ha visto que a pesar de su contenido en colesterol, como no lo absorbemos todo, no comporta ningún riesgo para las personas sanas. De hecho, es un alimento muy completo, con una baja aportación calórica y con un alto contenido de nutrientes que, además, están disponibles para que nuestro organismo los utilice. Unos dos huevos medianos (100 g) nos aportan unas 150 kcal., el 7% de la energía diaria necesaria para una persona adulta.

  • Proteínas de fácil digestión con todos los aminoácidos esenciales que necesitamos. Esto la hace ser una proteína de alto valor biológico.
  • Numerosas vitaminas, como la A, D, E, B2, B3, ácido fólico y la B12, y la mayoría en muy buenas concentraciones. Por ejemplo, dos huevos proporcionan el 28% de la cantidad diaria recomendada de la vitamina A; también el 84% de la B12, vitamina imprescindible para la formación de glóbulos rojos, y el 36% de la vitamina D, que ayuda a la fijación del calcio en los huesos.
  • Minerales como el fósforo (formación y mantenimiento de los huesos, dientes y tejidos musculares), el potasio, el sodio (controla la presión arterial y el buen funcionamiento de los músculos), el calcio, el hierro, el zinc (metabolismo de proteínas, cicatrización de heridas y favorece la síntesis de hormonas sexuales) o el selenio.
  • Antioxidantes, como la vitamina E y los carotenoides.
  • Los ácidos grasos que contiene son los que aportan toda la energía, ya que el huevo no tiene hidratos de carbono. La proporción de grasas saturadas e insaturadas que incluye es equilibrada y esto favorece una buena salud cardiovascular. Como hemos adelantado antes, contienen también bastante colesterol, que según la cocción que tengan se puede regular.

 

El huevo no es sólo un alimento rico en nutrientes sino que también lo es gastronómicamente, ya que es muy versátil y permite cocinarlo de muchas maneras diferentes: en nuestra cocina tenemos la tortilla, el huevo pasado por agua, el huevo frito, los huevos revueltos… Es importante saber que según la manera en que estos se cuezan el nivel de colesterol será mayor o menor. El contacto con el oxígeno y el calor favorecen la oxidación del colesterol y cuanto más se oxide este colesterol, más malo será. Por lo tanto, es más saludable un huevo escalfado que unos huevos revueltos.

 

¿Por qué huevos ecológicos?

Todos los huevos tienen escrito un código en su cáscara con información sobre su procedencia. Nos debemos fijar sobre todo en el primer dígito, que puede ir de 0 a 3 y que nos indicará la manera en la que han sido criadas las gallinas.

  • 2 y 3: las gallinas han sido criadas en el interior (el 3 en jaulas cerradas sin poder moverse y el 2 en suelo), sin luz natural y alimentadas con piensos poco naturales, provenientes de una agricultura con pesticidas y/o transgénicos. También son tratadas con antibióticos y hormonas y obligadas a poner con unas pautas muy intensivas.
  • 1: las gallinas reciben la misma alimentación poco natural que las anteriores pero tienen acceso al exterior.
  • 0: huevo ecológico. Esto significa que las gallinas han sido alimentadas con cereal ecológico y criadas al aire libre, de manera bastante natural. Una gallina con un ritmo de vida tranquilo y con una mejor alimentación pondrá unos huevos nutritivamente superiores y mejores.

 

Para tener una buena salud hay que procurar que los alimentos que consumimos hayan tenido también una buena alimentación y una vida tranquila, por eso recomendamos los huevos ecológicos, que aparte de aportarnos huevos de mayor calidad, también estaremos favoreciendo que las gallinas tengan una vida más digna.

No hay comentarios

Publicar Comentario