Jengibre: la solución para las náuseas, los resfriados y la gripe

Jengibre: la solución para las náuseas, los resfriados y la gripe

El jengibre, una planta originaria de la India y la China, es conocida gracias a las numerosas propiedades de su rizoma, el tallo subterráneo. Con un sabor cítrico, dulce y con un punto picante, lo podemos encontrar en el mercado de manera fresca, seca, en polvo, en pastillas, en conserva o encurtida (como el que acompaña el sushi). Lo podemos utilizar como especia para cocinar y añadirlo a cualquier tipo de plato, para hacer infusiones o para uso externo en forma de cataplasma. Su componente activo es el gingerol, el responsable del sabor picante, y contiene también diversos minerales, aminoácidos y aceites esenciales.

Lo que hace tan especial esta raíz son los beneficios que aporta a diversos aspectos de la salud. Veámoslos:

 

Propiedades y beneficios del jengibre

 

  • Es un excelente remedio contra las náuseas, tanto para embarazadas (hay que tomarlo en dosis bajas y consultar siempre con un médico antes) como para viajes u otros trastornos.

  • Contiene antioxidantes.

  • Estimula el sistema digestivo y trata afecciones intestinales como la diarrea, la indigestión, hinchazón, gases… Al estimular el páncreas aumenta la producción de enzimas que favorecen la digestión. También estimula el intestino y ayuda a ir de vientre.

  • Es expectorante e interviene en problemas respiratorios. Si se tiene la gripe o se está resfriado alivia los síntomas de fiebre, malestar y congestión nasal. En estos casos es muy recomendable hacer una infusión de jengibre fresco con limón y miel.

  • Favorece la buena circulación sanguínea, ya que ayuda a hacer más fluida la sangre (función vasodilatadora). Esto permite disminuir los niveles de colesterol y prevenir problemas cardiovasculares y circulatorios.

  • Antibacteriano. Es un antibiótico natural que ayuda a cuidar la flora intestinal. Asimismo, se ha visto que es útil para luchar contra las bacterias que provocan úlceras y diarreas.

  • Buen antiinflamatorio y analgésico. Alivia inflamaciones de la garganta y otros tipos de dolores musculares y de articulaciones de enfermedades inflamatorias. Gracias a estas propiedades se usa también de forma externa y se aplica a zonas inflamadas a partir de cataplasmas.

  • Es afrodisíaco y estimulante y ayuda a despertar el deseo sexual. Y gracias a su efecto vasodilatador, favorece la erección.

 

Si tienes cálculos biliares, hipertensión o tomas medicación, hay que vigilar su consumo y siempre es mejor consultarlo con un médico antes de tomarlo.

 

No hay comentarios

Publicar Comentario