Kale, el nuevo superalimento que ayuda en la prevención del cáncer

Kale, el nuevo superalimento que ayuda en la prevención del cáncer

La kale (Brassica oleracea L. var. Sabellica del grupo Acephala) es una col que se ha puesto muy de moda en Estados Unidos y que ahora empezamos a verla aquí también. Quizás no la reconocemos por “kale”, sino más bien con el nombre de col crespa, verde o berza. Por todas sus numerosas propiedades está considerada un superalimento, es decir, que aporta una gran cantidad de nutrientes, vitaminas y antioxidantes que ayudan a potenciar y preservar la salud.

 

¿De qué manera nos puede beneficiar?

  • Nos proporciona bajos niveles de calorías y grasas y altos contenidos de fibra.
  • Gracias a este contenido en fibra y los sulfuros que tiene, ayuda en la desintoxicación del organismo. La col rizada es un alimento idóneo para depurar el cuerpo y mantener el hígado sano.
  • Es un gran antioxidante, ya que contiene una buena cantidad de fitonutrientes, carotenoides y flavonoides, elementos que también tienen propiedades anticancerígenas.
  • De carotenoides contiene beta-carotenos, luteína y zeaxantina. Los beta-carotenos son los precursores de la vitamina A y, aparte de las propiedades de su grupo (antioxidantes y anticancerígenos), también previenen enfermedades del corazón, ya que los antioxidantes favorecen la circulación. Del mismo modo, hacen que la piel sea más brillante y dorada y potencian el sistema inmunitario.
  • La luteína y la zeaxantina son dos elementos que protegen la retina de la radiación solar y también de la aparición de algunos tipos de cáncer. Ayudan a proteger el cuerpo de estrés oxidativo, responsable de enfermedades como la arteriosclerosis, el Parkinson y el Alzheimer o las cataratas.
  • Los flavonoides, del mismo modo que los carotenoides, tonifican el corazón y mejoran la circulación. Asimismo, son un protector contra las enfermedades del hígado, protegen la mucosa gástrica y, por tanto, previenen de úlceras. También tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Los dos con más presencia en la kale son el kaempferol y la quercetina.
  • La kale es muy conocida por su acción preventiva del cáncer. Como se ha ido diciendo anteriormente, gracias a los fitonutrientes, carotenoides y flavonoides, aparte de ser antioxidantes, también son un protector de las células, ya que previenen la aparición del cáncer e inhiben el crecimiento de las células cancerígenas. El sulforafán que contiene también contribuye a esta prevención.
  • Aunque la kale no sea la fuente principal de omega-3, también lo contiene y ayuda a luchar contra los trastornos de artritis, asma y enfermedades autoinmunes. El omega-3 junto con la vitamina K, dan poder antiinflamatorio a la col berza.
  • Protege de enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a disminuir los niveles de colesterol. Para este fin, mejor consumirla al vapor, ya que es más eficiente.
  • Contiene mucho hierro y de calcio, minerales indispensables para el organismo, el hierro porque es el elemento que permite el transporte del oxígeno, y el calcio para su función estructural en el esqueleto.
  • La kale es la fuente principal de vitamina K, fundamental para la coagulación de la sangre y para fijar el calcio en los huesos, ayudándolos a fortalecerse.
  • Contiene mucha vitamina A, esencial para los tejidos del organismo: piel, pelo, uñas, dientes, mucosas y asimismo para la visión. Es también un buen antioxidante y ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.
  • También rica en vitamina C, un antioxidante por excelencia, ayuda a mejorar la vista y a formar colágeno para las articulaciones y huesos. Tiene propiedades cicatrizantes para la piel y huesos, ayuda a reducir los síntomas y la duración del resfriado y potencia el sistema respiratorio.

 

Se puede consumir en zumos, añadir a una ensalada, haciendo chips o hervida, teniendo en cuenta que cuanto más se cocine, menos nutrientes tendrá. La mejor opción para mantener todas sus propiedades y el máximo sabor es cociéndola al vapor durante unos 5 minutos.

Las personas que tomen medicación anticoagulante, por el contenido de vitamina K que lleva la Kale, y los que tengan problemas de riñones o de vesícula biliar, deberían evitar su consumo.

En resumen, la kale es una gran fuente de antioxidantes, vitamina K, A y C, calcio, hierro, fibra, tiene efecto depurativo, es antiinflamatoria y un alimento excelente para prevenir el cáncer. También ayuda al aparato circulatorio y el sistema inmunológico. ¿Qué más podemos pedir de una col?

 

Este es un artículo con finalidad informativa. Cualquier cambio que deseéis hacer en vuestra dieta es necesario que lo consultéis antes con vuestro especialista.

No hay comentarios

Publicar Comentario