La importancia de los minerales para nuestra salud

La importancia de los minerales para nuestra salud

Es bien sabido que el calcio o el hierro son elementos indispensables para nuestra salud pero, ¿qué son exactamente y para qué los necesitamos?

Los minerales son elementos inorgánicos formados de manera natural y que nuestro cuerpo no puede sintetizar, por ello, se tienen que obtener a través de lo que comemos. Se pueden encontrar en alimentos de origen animal, vegetal y según qué, en el agua. Los necesitamos en cantidades muy pequeñas, sólo corresponden a un 5 % de nuestro peso, pero son fundamentales para nuestro organismo, ya que regulan y mantienen funciones vitales. El calcio, el cinc, el fósforo, el hierro, el yodo, el magnesio, el potasio, el selenio, el sodio, el manganeso, el flúor, el cobalto, el cloro y el azufre son algunos de los minerales más activos e importantes que nuestro cuerpo necesita para un buen funcionamiento.

Los minerales se pueden agrupar en dos grupos según las cantidades en que son necesarios. Así, tendríamos los macrominerales, de los que necesitamos más de 100 mg diarios, como el sodio, el potasio, el magnesio, el calcio, el fósforo, el azufre y el cloro. Los que con menos de 100 mg al día ya es suficiente, que son los microminerales, oligoelementos o elementos traza, e incluyen el hierro, el cinc, el yodo, el selenio, el manganeso, el cobre, el molibdeno, el flúor, el cromo y el cobalto, principalmente.

 

¿Y por qué son tan importantes?

Es importante ingerir minerales por un lado, porque nuestro cuerpo no los puede sintetizar y por otro, porque realizan funciones vitales en nuestro organismo.

  • Se encuentran en la estructura de órganos y tejidos corporales.
  • Forman parte de los líquidos corporales para mantener, por ejemplo, la presión osmótica.
  • Permiten la asimilación de vitaminas.
  • Constituyen ciertas hormonas, como el yodo en la tiroxina.

Hacemos ahora un repaso general de los principales minerales que podrás ir descubriendo a medida que los vayamos desarrollando más ampliamente en próximas entradas de blog.

 

Calcio

Se encuentra básicamente en los huesos y dientes. Junto con el fósforo son los componentes principales del esqueleto. También participa en la función muscular, está presente en los estímulos nerviosos, en actividades enzimáticas y hormonales y en el transporte de oxígeno. Lo podemos encontrar básicamente en los productos lácteos y sus derivados, en las verduras, sobre todo de hoja verde oscura (col, brócoli…), en algunas plantas como el sésamo, en los frutos secos y también en sardinas y arenques. Es importante tener en cuenta que para absorber el calcio adecuadamente necesitamos la vitamina D.

 

Hierro

Se encuentra presente en los glóbulos rojos como componente de la hemoglobina, cuya función principal es el transporte del oxígeno. También está en los músculos, el hígado, el bazo y la médula ósea. Se encuentra en carnes rojas, pescado, marisco, huevos, legumbres, cereales, hortalizas de hoja verde y frutos secos.

 

Yodo

La gran parte de este mineral está en la glándula tiroides, ya que es necesario para la formación de la hormona que ésta segrega, la tiroidea, y que se encarga de la regulación del metabolismo. Se incorpora al organismo a través de algas, mariscos, hortalizas cultivadas cerca del mar y otras plantas según el suelo donde hayan sido cultivadas. Y también por la sal si la consumimos yodada.

No hay comentarios

Publicar Comentario