Las algas no sólo son para los peces

Las algas no sólo son para los peces

Para algunos puede resultar todavía muy extraño la idea de comer algas. Es un producto que se asocia mucho a la cocina oriental y en general hay mucho desconocimiento, aunque todos, o prácticamente todos, conocemos la famosa alga del sushi (sí, esa cosa negra que envuelve el arroz): el alga nori.

 

¿Por qué consumirlas?

Cada tipo de alga tiene unas propiedades concretas, pero en general comparten ciertas características y beneficios.

  • Son muy ricas en minerales, que a la vez son muy asimilables porque se complementan entre ellos.
      • Yodo: no es de extrañar que contenga mucha cantidad de este mineral, ya que el alga es un organismo marino. El yodo es esencial para estimular el metabolismo.
      • Calcio: las algas son extremadamente ricas en calcio, por lo tanto, son ideales para aquellas personas que no consumen lácteos.
      • Potasio: gracias a su contenido, son también diuréticas.
      • Hierro: la mayoría de algas son muy ricas en hierro y por lo tanto son muy recomendadas en casos de anemia.
  • Estos minerales ayudan a fortalecer el pelo, las uñas, los huesos y los dientes.
  • Tienen un alto contenido en fibra y un bajo contenido en grasas.
  • Ricas en proteínas vegetales que incorporan todos los aminoácidos esenciales.

 

Principales algas comestibles

  • Nori: el alga del sushi es especialmente rica en vitamina A, ideal para la vista y buena para el pelo y las uñas.
  • Espagueti de mar: destaca por su contenido en hierro y también va bien contra la retención de líquidos.
  • Wakame: es uno de los productos más ricos en hierro, calcio y magnesio; por ello es también el alga más depurativa.
  • Kombu: si tienes problemas con las flatulencias de las legumbres, prueba de cocerlos con un trozo de esta alga. Además, también te ayudará a digerirlos.
  • Agar-agar: destaca por sus propiedades depurativas y laxantes gracias a la gran cantidad de fibra que contiene (alrededor del 80%).
  • Arame: tiene un sabor semidulce y un bajo contenido en sodio.
  • Dulse: es la reina de las algas para recuperarse de una anemia, ya que es muy rica en hierro y es el alga con mayor contenido de vitamina C, esencial para la asimilación de este mineral.

Si no has comido nunca algas, te aconsejamos empezar por el alga dulse o copos de nori, que son más suaves y fáciles de hidratar. ¿Y qué cantidad se necesita? Con una cucharada por plato ya tienes más que suficiente, ¡son una auténtica bomba de nutrientes!

No hay comentarios

Publicar Comentario