Los bebés también son ecológicos: alternativas a los pañales

Los bebés también son ecológicos: alternativas a los pañales

La ecología y la sostenibilidad también han llegado al mundo de la puericultura. Aunque es un ámbito bastante nuevo cada vez hay más soluciones para reducir los residuos que generan los más pequeños de la casa, sobre todo en cuanto a los pañales.

Cuando aparecieron los pañales modernos de un solo uso, hubo una alegría generalizada en el mundo de las madres, se había acabado lo de fregar pañales. Más rápido, más limpio y mucho más práctico. Pero, ¿qué impacto genera esto? Un solo niño puede consumir unos 2.100 pañales anuales (una media de 6 pañales diarios), generando prácticamente media tonelada de residuos durante todo un año. Los pañales convencionales no se pueden reciclar, así que terminan en los vertederos y contribuyen al aumentar el impacto ambiental.

¿Hay alguna solución? La alternativa más sostenible es volver a los orígenes con la innovación de los tiempos actuales. Hoy en día existen diferentes opciones de pañales más respetuosos con el medio ambiente. De más a menos sostenibles, estas son las alternativas posibles:

  • Pañales reutilizables con absorbentes (de algodón, bambú o Tencel): es la opción que no produce ningún residuo y está formado por 3 partes: la capa más exterior es un pañal de tela / braguita, luego lleva un absorbente y finalmente, a la capa más interna, una lámina de celulosa compostable, impermeable y no transpirable que separa las cacas del bebé. Esta lámina se tira directamente a la basura orgánica y lo único que se debe lavar son los absorbentes (donde ha quedado el pis) que se pueden poner en la lavadora sin problemas. Además, los materiales y su proceso de elaboración también tienen en cuenta el medio ambiente y están libres de productos químicos.

 

  • Pañales reutilizables con compresas compostables: en este caso, se sustituye el absorbente y la lámina de celulosa por una compresa 100% compostable que se puede tirar al cubo de la orgánica. Una vez utilizado se tira y se pone otro dentro del pañal reutilizable.

 

  • Pañales 100% compostables: son desechables pero 100% orgánicos y por tanto se pueden reciclar al contenedor orgánico. Para estar seguros de que son completamente reciclables es importante mirar la composición porque muchas marcas anuncian pañales 100% biodegradables y ecológicos y en realidad sólo algunas partes del pañal son compostables. Es el caso del siguiente tipo de pañales.

 

  • Pañales biodegradables: son como los pañales convencionales, de un solo uso y se tiran al contenedor de resto. La diferencia es que aunque no son ecológicos, si son más biodegradables, ya que tardan menos tiempo en descomponerse y tienen en cuenta el medio ambiente a la hora de producirse.

 

Más ventajas de los pañales reutilizables

Aparte de ser más conscientes con el medio ambiente, también aportan más ahorro y salud al culo del bebé.

  • Económicamente, los pañales reutilizables también son la opción más económica. Si bien es cierto que requieren una inversión inicial más fuerte y que se realizan más lavadoras, a la larga suponen un ahorro importante, de entre unos 400 a 1400 € según el tipo de pañal convencional con el que se compare. Y si tenemos en cuenta que los puede utilizar un segundo hijo, el ahorro es aún mayor.

 

  • Los pañales sintéticos, debido a las sustancias químicas que contienen, pueden producir alergias, irritaciones e intolerancias. Muchas veces los problemas de piel del hijo o hija se solucionan rápidamente al cambiar el pañal convencional a uno reutilizable, que llevan materiales naturales sin tratar con productos químicos.

 

  • Se necesitará menos espacio en casa para almacenar pañales y tendremos que hacer menos viajes para ir a comprar.

 

  • Educaremos a nuestros hijos en hábitos sostenibles desde pequeños.

 

¿Y los inconvenientes?

El único inconveniente que pueden tener es que requieren de más organización y de más tiempo, ya que se tienen de lavar. Pero hacer el cambio a pañales reutilizables no significa atarse a ellos sino que se pueden alternar los diferentes tipos según las necesidades de cada momento.

Así pues, con qué te quedas: ¿pañales reutilizables o desechables?

No hay comentarios

Publicar Comentario