Los mejores jabones: los ecológicos y caseros

Los mejores jabones: los ecológicos y caseros

Los jabones más utilizados y más habituales en los supermercados son los jabones antibacterianos. Estos jabones llevan productos químicos, como el triclosán y el triclocarbán, difíciles de eliminar y que una vez en los mares y ríos afectan a plantas y animales. Al ser un ponente antibacteriano, es verdad que reduce nuestra exposición a las bacterias, pero también las hace más resistentes y puede hacernos desarrollar alergias. Incluso se habla de efectos hormonales sobre nuestro cuerpo (más información).

 

Existen, por eso, otras alternativas de jabones, como los comunes. Nosotros os recomendamos que uséis aquellos que sean más saludables y también más ecológicos. Y lo mejor es hacerlos en casa, así que ¡os dejamos un par de recetas para que probéis!

 

 

Jabón en pastilla a partir de sosa y aceite reciclado

El aceite vegetal de cocina es altamente contaminante, 1 litro de aceite en el desagüe puede contaminar hasta 1.000 litros de agua potable. La gran ventaja de este aceite es que puede ser reciclado para hacer jabón, como hacían nuestras abuelas antaño. ¿Cómo se puede hacer? Muy sencillo.

 

Material

– 1,5 L de aceite usado

– 1,5 L de agua

– 250 g de sosa cáustica

– 3-4 cucharaditas de aceite esencial para aromatizar.

– guantes y gafas

– moldes o una caja grande

 

Antes de empezar, recomendamos hacer toda la preparación al aire libre y con guantes y gafas, ya que la sosa reacciona con el agua y emana vapores. No es peligroso pero sí que es importante vigilar.

Una vez preparados, añadimos con cuidado el agua a la sosa (nunca a la inversa). Esto producirá una reacción química que elevará la temperatura de la mezcla, por eso, antes de proceder, debemos esperar a que se enfríe. Una vez fría, la vertemos sobre el aceite (que habremos colado previamente para eliminar impurezas), removiendo constantemente y en el mismo sentido. Esta es la parte más costosa ya que tendremos que ir removiendo entre una y dos horas hasta que la mezcla cuaje. Será en ese momento, cuando empiece a espesarse, que se podrá aromatizar y colorear con colorantes naturales y aceites esenciales. Volcamos la mezcla en moldes y la dejamos endurecer durante un mes o mes y medio ¡y ya podemos utilizar el jabón!

 

Este jabón es muy útil para la ropa y la gran ventaja es que permite reciclar el aceite, pero el uso de sosa cáustica puede resultar un poco agresivo para nuestra piel. Por eso os dejamos con otra receta a base de plantas.

 

Jabón líquido a partir de la planta Jabonera

Durante el verano y primavera es muy interesante utilizar esta planta jabonera (Saponaria officinalis), muy abundante en esta época, para hacer jabón. Este procedimiento es incluso más fácil que el anterior.

 

Material

– 50 g raíz de jabonera

– 1 L de agua

– 1 cucharada de hojas de salvia

– 1 cucharada hojas secas de romero

– 1 cucharada hojas secas de abrótano

 

Ponemos todas las hierbas en un bol de vidrio o acero inoxidable y vertemos agua hirviendo sobre ellas. Tapamos y dejamos reposar durante 45 minutos. Colamos la mezcla, la dejamos enfriar y ¡ya lo tenemos!

 

 

Ya lo veis, dos maneras muy fáciles y ecológicas para hacer jabón. Si hacéis alguna de ellas, ¡explicadnos que os ha parecido!

No hay comentarios

Publicar Comentario