Nutrete con conciencia

¿Pensamos cada vez que nos llevamos un alimento a la boca, si es bueno para nosotros?

¿Nos damos cuenta de qué efecto pueden tener los alimentos que libremente elegimos, para nutrirnos y cómo afectan sobre nuestro bienestar?

El hecho de ser conscientes de la importancia que tiene alimentarnos correctamente nos puede ayudar, tanto a mantenernos saludables como recuperar la salud.

Así que sería bueno preguntarnos: ¿Me conviene lo que me estoy a punto de comer? ¿Me nutrirá o sólo me aportará calorías vacías, sin contenido?

 

Mantener una dieta rica en frutas y verduras frescas, de temporada, frutos secos, semillas y cereales integrales es un seguro para nuestro bienestar. Abastecernos de alimentos que estén el mínimo procesados ​​posible y disfrutar de los ratos en la cocina convirtiéndolos en una comida llena de nutrientes puede ser muy gratificante.

 

A menudo nos dejamos arrastrar por la comodidad de comprar alimentos procesados, aunque no sea lo más conveniente, ya que nos suelen aportar menos nutrientes y normalmente son muy ricos en azúcares, grasas poco saludables y sal.

 

Prepara los alimentos de una forma que para ti resulte atractiva y te permitirá disfrutar de su sabor, olor, textura, temperatura… Es bueno que crees un ambiente agradable para las comidas, poderte sentar tranquilamente, lejos del móvil o la tele, respira tranquilamente y sé consciente del acto de nutrición que estás a punto de comenzar.

 

Mastica cada porción del alimento y escucha las sensaciones, las texturas, las tonalidades del sabor, prepara cada pequeño bocado para que pase a formar parte de tu energía y así, hacer una nutrición consciente.

No hay comentarios

Publicar Comentario