¿Qué comen las plantas? La importancia de un buen abono

¿Qué comen las plantas? La importancia de un buen abono

Para tener un huerto 100% ecológico no es suficiente utilizar semillas ecológicas y un sistema de control de plagas sin pesticidas; la tierra juega también un papel importante. Y no vale utilizar cualquier puñado de arena que encontremos en un parque o un campo para cultivar nuestras plantas, si nosotros tenemos unas necesidades nutricionales, ellas también.

La tierra que se utiliza para un huerto, como explicábamos en el blog de ‘¿Cómo puedo empezar mi huerto urbano‘, es una mezcla de sustrato, el elemento que aporta apoyo a la planta, y de abono, el encargado aportar los nutrientes necesarios para el crecimiento de la planta.

 

Tipos de abonos

Si vas a cualquier tienda especializada en plantas, encontrarás muchos tipos de abonos: químicos, líquidos, orgánicos… Para el cultivo ecológico la mejor opción son los orgánicos, ya que cuidan del medio ambiente y contienen todos los nutrientes necesarios.

    • Compost: es el resultado de la descomposición de restos orgánicos. Se puede hacer en casa fácilmente y es una manera de reciclar toda la basura orgánica que generamos.
    • Vermicompost o humus de lombriz: se obtiene de las excreciones de lombrices después de que éstas se hayan alimentado de materia orgánica. Se considera uno de los mejores fertilizantes orgánicos, ya que es muy rico en microorganismos y aporta todos los nutrientes necesarios. También se puede hacer en casa con las sobras orgánicas.
    • Estiércol: son los excrementos fermentados de los animales. Suelen ser de vacas, caballos o gallinas (gallinaza), principalmente. Favorecen la proliferación de microorganismos que mejorarán la fertilidad de la tierra. Si optamos por esta vía hay que asegurarnos que los excrementos hayan fermentado, si son frescos subirán de temperatura y quemarán nuestras plantas, sobre todo los que provienen de aves, que son más fuertes.
    • Guano: es un tipo de basura en forma de polvo que proviene de aves marinas, focas y murciélagos y que se han acumulado de manera masiva en lugares con climas áridos. Proviene principalmente de Chile y Perú y contiene altos niveles de nitrógeno, potasio y fósforo, los tres nutrientes principales para el crecimiento de las plantas.

 

La opción que nosotros recomendamos para el huerto es hacer una mezcla de 40% de humus de lombriz y 60% de fibra de coco.

 

Consejos

  • Hay que abonar cada 3 o 4 meses, ya que por un lado los nutrientes se agotan y por el otro, se van perdiendo a través de la lluvia o del exceso de riego.
  • Leer siempre la composición del abono para conocer el porcentaje de nutrientes que lleva y así saber si tenemos que añadir más o menos cantidad.
  • Si vemos que las hojas de las plantas se vuelven amarillas, podrían indicar una falta de abono. Si en cambio tienen las puntas quemadas, podría ser por exceso. ¡Observemos nuestras plantas!

 

Si te han entrado ganas de tener tu huerto y no tienes jardinera, aquí te mostramos cómo hacer una con palets. Y en este otro blog, te enseñamos a sembrar ¡para que te salgan todas plantas del huerto!

No hay comentarios

Publicar Comentario