Silencio y escritura: la vuelta a uno mismo

Silencio y escritura: la vuelta a uno mismo

Silencio y escritura

Desde que aprendimos a escribir, la escritura nos ha servido como una herramienta inigualable para conectar con nuestro interior. Poner en orden emociones y plasmarlas sobre un papel, o pasar por la reflexión al proceso de escritura nos han permitido acercarnos a nuestro yo más profundo y así conocernos mejor. Sin embargo, escribir requiere calma y concentración, bienes cada vez más preciados y efímeros en la ajetreada vida del siglo XXI, y por tanto su ejercicio se está convirtiendo en algo cada vez más complejo de llevar a cabo.

 

Ante esta situación, la gente de Herraiz Soto & Co ha creado OmmWriter. Esta aplicación se caracteriza por fomentar un espacio libre de distracciones que permite liberar nuestra propia voz y dejarla fluir hacia dónde nosotros consideremos. Para ello, OmmWriter nos ofrece una interfaz austera, donde se ve poco más que un fondo de pantalla y un cuadro de texto, así como una línea musical relajante que añade tranquilidad a la falta de estímulos distractores. De esta manera, a través de una simple aplicación las personas obtenemos la oportunidad de librarnos del ruido y la agitación que nos rodean, para así poder entrar en nuestro interior en busca de esa conexión tan preciada.

 

Desde el mundo académico son varios los estudios que muestran que escribir es una herramienta de incalculable valor para llevar una vida mejor. Emplear la escritura como método de expresión implica beneficios tan heterogéneos como mejor memoria, dormir mejor, un aumento de la actividad del sistema inmunitario e incluso la aceleración de los procesos de curación tras cirugías (1). Asimismo el psicólogo estadounidense James Pennebaker ha demostrado en varias investigaciones como escribir ayuda a superar problemas. En su trabajo se ha demostrado que la escritura permite superar traumas al escribir sobre los hechos y los sentimientos experimentados. Este método permite desenterrar los problemas de la memoria y comenzar a elaborar y dar sentido a la situación, lo cual según los estudios de Pennebaker se traduce en una mejora de la salud mental y física en un periodo de seis meses (2).

 

Sin embargo, de cara a que podamos beneficiarnos de semejantes beneficios conviene poner a la mente en un contexto de silencio. En su libro ‘18 minutos’ Peter Bregman comenta como, acostumbrados a las posibilidades de nuestros smart­phones, ya no disponemos de momentos de silencio o pausa. Lamentablemente el silencio y la concentración son necesarios de cara a lograr ser conscientes de qué es lo que ocurre en nuestro interior (3). En la filosofía budista, la atención y toma de conciencia acerca de lo que rodea a uno ocupa un lugar central. Para ello las personas que siguen esta tradición realizan frecuentes ejercicios de meditación en los cuales el silencio es el elemento de mayor importancia. Por tanto, librarse del ruido y de los estímulos que entorpecen nuestra percepción es un requisito indispensable para que a través de la escritura podamos profundizar en un mayor conocimiento de nosotros mismos.

 

Hace ya unos siglos Miguel de Cervantes decía lo siguiente: “la pluma es lengua del alma; cuales fueren los conceptos que en ella se engendraron, tales serán sus escritos”. Pues bien den una oportunidad a OmmWriter y permitan que sea su lengua del alma.

 

 

Referencias

(1) http://www.scientificamerican.com/article/the­healthy­type/

(2) http://www.linkedin.com/today/post/article/20130528121344­69244073­the­power­of­the-pen­can­writing­make­us­happier­healthier­and­more­productive

(3) http://www.fastcompany.com/3015251/monotasking­is­the­new­multitasking

 

No hay comentarios

Publicar Comentario