Superalimentos de toda la vida

Puede que últimamente hayas oído hablar de los superalimentos porque estan de moda. Con este nombre tan atractivo nos han llegado alimentos como la chía, la moringa o el baobab. ¡Pero la realidad es que toda la vida hemos consumido superalimentos!

Un superalimento es aquél que por sus características nutricionales contiene algún nutriente que lo hace especialmente valioso para la nutrición humana. Sin embargo, los expertos recomiendan no centrar la dieta en un solo alimento, ya que no existen alimentos “milagro” y el más aconsejable es mantener una dieta equilibrada y lo más variada posible.

¿Quieres saber qué superalimentos tienes en la despensa? Pues a continuación te detallamos algunos:

  • Lentejas: Legumbre famosa por su aporte de hierro, una fama totalmente justificada, ya que un plato de lentejas que contenga unos 120g nos aporta el 100% de las necesidades de hierro de ese día, excepto en el caso de las mujeres en edad fértil o embarazadas, que tienen requerimientos más elevados.
  • Aceite de oliva virgen extra: El oro líquido extraído de la aceituna, donde es importante buscar pureza y priorizar las primeras prensadas, con propiedades más beneficiosas. Sus grasas insaturadas lo hacen bueno para prevenir enfermedades cardiovasculares y el contenido en vitamina E le da propiedades antioxidantes.
  • Manzana: Como ya dice el refrán inglés “One apple a day keep the docotor away”. Por su contenido en fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal, también pueden ayudar en la reducción del colesterol y eliminar toxinas a través del hígado y los riñones.
  • Ajo: Ya sea en crudo o fermentado, (en forma de ajo negro) ya que conserva todas las propiedades y tiene un sabor más suave y no repite. Tiene efectos beneficiosos en la circulación y es un buen aporte de vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Hay estudios que lo relacionan con la reducción de resfriados y su duración.
  • Cebolla: Muy aconsejable para las afecciones respiratorias: tos y resfriados, y cardiovasculares como hipertensión o arteriosclerosis.
  • Tomate: Rico en licopeno, antioxidante natural, como todos los vegetales rojos. Nos aportará un contenido extra en fibra si lo consumimos con la piel.
  • Kéfir: Es un fermentado que nos ayudará a revitalizar la flora intestinal, si preferimos no incorporar lácteos en nuestra alimentación podemos elaborar a partir de leche vegetal, sólo necesitamos que algún amigo o familiar nos pase su excedente de gránulos de kéfir.
Etiquetas:
, ,
No hay comentarios

Publicar Comentario