Viajar con perros: ¿pet-friendly?

Viajar con perros: ¿pet-friendly?

Cuando tenemos unos días de vacaciones es bastante común aprovecharlos viajando a otro país o ciudad para conocer mundo. Si tenemos un animal de compañía, sobre todo un perro, muchas veces debemos pensar en dejarlo con unos familiares o amigos. Pero en los últimos años, el respeto hacia los animales está creciendo y cada vez más encontramos hoteles, casas rurales, restaurantes, tiendas y otros espacios que permiten el acceso a nuestros amigos de cuatro patas. Los animales también forman parte de la naturaleza y de la misma manera que el respeto hacia los bosques, prados, lagos y espacios naturales y los animales salvajes que allí viven va en aumento, también se está potenciando el respeto y el cuidado hacia los animales domésticos. Por lo tanto, llevar nuestra mascota de viaje con nosotros es una alternativa que cada vez es más habitual y que no sólo sirve para disfrutar del viaje con ella sino para disminuir los casos de abandono, una mala costumbre que tiene tasas muy elevadas, sobre todo en períodos vacacionales.

Aunque cada vez hay más facilidades para poder viajar con nuestro amigo, es importante planificar muy bien el viaje que haremos para no encontrarnos sorpresas o impedimentos por su presencia. ¿Qué debemos tener en cuenta cuando viajan con nosotros?

 

Pasaporte de la Unión Europea para animales domésticos

Si queremos viajar fuera de nuestro país a países de la Unión Europea con un perro, un gato o un hurón, éstos deberán disponer de un pasaporte europeo que se puede conseguir al veterinario de referencia. Para ello será necesario que el animal tenga microchip y la vacuna de la rabia en regla. Si se viaja al Reino Unido, Irlanda, Finlandia o Malta, también pedirán que el parásito Echinococcus multilocularis haya sido tratado entre 24 y 120 horas antes de la entrada en el país. Para entrar a otros países fuera de la Unión Europea se deberán consultar las condiciones que piden cada uno de ellos.

 

Antes de marcharse

Como nosotros, nuestro pequeño compañero también necesita su maleta. Es importante no olvidar:

  • Cartilla de vacunación actualizada.

  • Pasaporte para animales en caso de viajar fuera del país.

  • La comida que consuma el animal, ya que es importante que continúe con la misma dieta.

  • Su bebedor y otros objetos como una manta, algún juguete…

  • Un pequeño botiquín.

  • Es recomendable también consultar qué veterinarios habrá en la zona donde nos desplazaremos y anotar hacernos su dirección.

 

¿Qué medios de transporte podemos utilizar?

Cada medio de transporte de cada ciudad o país tiene sus propias normativas. Por ejemplo, desde septiembre pasado se puede viajar con perros en el metro de Barcelona, siempre con bozal, atados y dentro unos horarios; en cambio en el metro de Madrid lo tienen que hacer dentro de un receptáculo.

Otro caso es el avión. Cada compañía aérea tiene sus condiciones y, a no ser que sea un animal pequeño (menos de 8 Kg en la mayoría de casos) y pueden viajar en cabina dentro de un receptáculo, el resto de animales lo tienen más complicado. La única opción que tienen para viajar es en la bodega del avión con los riesgos que esto puede comportar para el animal (deshidratación, estrés, calor…). Una alternativa al avión puede ser el barco, donde también cada compañía tendrá sus condiciones.

Debemos tener en cuenta siempre también la normativa de los espacios donde vamos, aunque sean espacios abiertos y públicos. Por ejemplo, en muchos parques naturales los perros deben ir siempre atados y cada playa tiene sus propias normas (consulta aquí las playas que permiten el acceso a perros).

Aunque cada vez hay más facilidades para los animales, aún quedan muchas mejoras por hacer y es necesaria más concienciación por parte de la sociedad. Y no sólo es cuestión de educar a la población sino también de que los propietarios de animales sean responsables y consecuentes con ellos. Cuando se viaja con ellos hay que vigilarlos, seguir las normas de los lugares donde se está, responder correctamente si causan algún desperfecto… A medida que se reclaman más facilidades para viajar con animales y, sobre todo, si estos tienen una buena conducta (un perro no es problemático, sino que es el propietario el responsable de su actitud), viajar con animales será cada vez más una opción muy válida para aquellos que quieran descubrir mundo con sus amigos de cuatro patas.

No hay comentarios

Publicar Comentario