Y tú, ¿ya le echas toda la leña al fuego?

Y tú, ¿ya le echas toda la leña al fuego?

Para seguir una dieta saludable es fundamental escoger qué alimentos consumimos pero igual de importante ¡es el sistema que elegimos para cocinarlos! ¿Fuego, vitrocerámica o inducción? Y tú ¿con qué cocinas?

 

¡Empieza la batalla! Fuego vs vitrocerámica o inducción

El fuego es uno de los 4 elementos que dominan la naturaleza, es ancestral, purificador, tiene una gran fuerza transformadora y lo más importante para aquellos alimentos que cocinamos ¡los dota de energía! Y conservan mucho más su sabor.

En cambio, la vitrocerámica o las placas de inducción son tamásicas. ¿Esto qué significa? Según la medicina ayurvética, el término “tamas” es sinónimo de mala digestión y de toxicidad corporal o incluso mental. Y al ser un tipo de cocción no natural, ¡le quita energía a los alimentos!

 

Los profesionales ¡han hablado!

Navegando por la blogoesfera, hemos descubierto que la mayoría de cocineros profesionales y restaurantes eligen fogones industriales de gas para sus cocinas. Tienen muy claro que cocinar con fuego es la mejor opción si quieres que los alimentos conserven todo su sabor y calidad. Además, de este modo conservarán gran parte de sus propiedades ¡incluso tras la cocción! ¡Y otro dato importante! Cocinar con gas supone un ahorro energético considerable frente a las cocinas que necesitan de electricidad.

Entonces, ¿por qué en los concursos culinarios que se emiten por televisión siempre se emplean vitrocerámicas o placas de inducción? Dejando de lado los evidentes acuerdos publicitarios, en tv optan por estos sistemas básicamente por dos cuestiones: la velocidad y la limpieza. Una vitrocerámica de inducción se calienta más rápido que una encimera de gas. Los concursantes disponen de poco tiempo para cocinar así que para ellos ésta es la mejor opción. Además, está el factor limpieza. En general las placas de inducción no generan temperaturas tan elevadas como para que se peguen restos de alimentos en ellas. Algo que no quedaría nada bien en pantalla, ¿no?

 

Y tú, ¿qué eliges?

Si eliges el gas para tu cocina tendrás un doble beneficio, cuidarás del planeta al ahorrar en electricidad y los alimentos que cocines ¡tendrán un mayor aporte energético! En cambio, si eliges la vitrocerámica o las placas de inducción podrás cocinar de manera rápida y limpia, pero tus alimentos no serán tan energéticos…

 

Ahora que ya sabes las ventajas y desventajas de los sistemas de cocción, ¿con cuál te quedas? ¿Ya le echas toda la leña al fuego?

 

No hay comentarios

Publicar Comentario